martes, 12 de marzo de 2013

Cuando existe el orden, puede circular el amor

La Psicología Espiritual : pensando el orden correcto


No escapa a nadie que en estos finales de ciclo, vivimos como dice el tango, inmersos en un "cambalache",  todos juntos y en el mismo lodo...  Patética realidad, pero nunca mas cierta.

Desde mi lugar de profesional de la salud mental, trabajando desde lo holístico y repensando incansablemente todos los conceptos desde el punto de vista de la Psicología Espiritual, deseo aportar con estas reflexiones, pautas de trabajo muy prácticas para que a partir del restablecimiento del orden, pueda circular la armonía,  y el amor vuelva a hacer su entrada triunfal.

Los lugares están subvertidos


Cuando el orden natural está cambiado, entonces tenemos conflicto en puerta. Por qué? Porque cada cosa ocupa un lugar y por una razón Superior, mas allá de nuestra propia razón limitada.
Por ejemplo, si miramos como funciona un sistema amplio como es el Universo, vemos que observa estrictas reglas de orden, distancia, funciones, misiones, ritmo, frecuencia, velocidad etc. A ningún elemento se le ocurre ni adelantarse ni atrasarse en cualquier aspecto de su tarea.
Por qué a los seres humanos se nos ocurre todo el tiempo dejar de ocupar el lugar que nos ha tocado?
El lugar que me corresponde en cada encarnación, es el estricto y absolutamente necesario para aprender, transmutar y evolucionar.
Si deseo avanzar, entonces respeto el orden. Lamentablemente vivimos retrasando esa evolución, por subvertir el orden que nos ha tocado.
No captamos - en el contexto mas amplio de la visión espiritual- que lo que vine a hacer y los lugares que vine a ocupar fueron elegidos para trascender mis limitaciones y crecer.

Rebeldía adolescente?

Les propongo hacer un paralelo. La mente que cambia el orden natural de las personas y lugares, es como un adolescente que se rebela frente a lo establecido. El orden Supremo o universal, ha diseñado
un orden perfecto para que todo funcione muy bien. La mente se rebela y cambia, aquello que la esfera del Espíritu ha colocado en una forma muy precisa y exacta. Esa Inteligencia Superior sabe muy bien como y por qué hace las cosas.
Pero la mente- como buen adolescente- menosprecia y rebaja el mandato de su superior y cambia caóticamente el sistema establecido. Resultado: caos, confusión, desánimo, carencia, sufrimiento, violencia, competencia, soberbia,enfermedad.

Lo que pasa hoy en la familia y a nivel espiritual.


Ese orden subvertido, es el que posteriormente se va a reflejar inevitablemente en una escala social y luego en el núcleo de la célula familiar.
Resultado, hijos que ocupan el lugar de los padres, padres con miedo a sus hijos. Los mayores están en el lugar de los menores. Los menores comandan, los mayores tienen miedo y obedecen. Qué desorden alienante! Puede circular en el caos el amor? Imposible El desorden genera mas desorden, desarmonía y así los lazos de amor y respeto se van deteriorando hasta desaparecer.
En el campo espiritual, acontece también que el orden natural está cambiado. El espíritu está dejado de lado, tomando supremacía  la mente y el aspecto material. Resultado: caos y todo tipo de infelicidad.

Volver al Centro


Mi tarea diaria en el consultorio es ayudar a las personas a repensar con los conceptos de la Psicología Espiritual, la vuelta al orden correcto, esto es, que el Espíritu vuelva a ser colocado en su lugar de Centro, la mente y el cuerpo subordinados. De esta forma, venerar a Dios y a nuestros antepasados, y luego colocarnos en nuestro lugar de descendientes.
Volver a amar y respetar a nuestros padres y devolverles su autoridad de mayores respecto de nosotros como hijos. Si nosotros respetamos esos lugares, nuestros hijos respetarán el nuestro. Todo cae en cascada, muy naturalmente.
El orden correcto, posibilita que el amor pueda circular. Donde reina el amor, todo puede florecer, prosperar y fructificar. El miedo no tiene lugar. No es eso lo que perseguimos?
Porque el amor brota del alma, y el miedo solo es un artificio creado por la mente.

Qué tal si intentamos restablecer el orden que perdimos y volver a la paz del Hogar?


No hay comentarios:

Publicar un comentario